Tiburon Ballena, Majestuoso y noble pez que nos visita cada año.

Tiburon Ballena, Majestuoso y noble pez que nos visita cada año.

“-Cada vez que entro a nadar junto a él, es una sensación increíble, un sentimiento de que como seres humanos estamos para compartir el ambiente con ellos, no para destruirlo– “ palabras de Luz María Guzmán, bióloga y mujer empresaria de Quintana Roo, que desde hace más de 10 años se dedica al buceo con el Tiburon Ballena.

Es el pez más grande del planeta, se alimenta de plancton y otras especies de peces más pequeños, llega a medir hasta 12 metros, aunque hay registros de haber visto algunos de más de 20 mts de longitud y es una de las especies más antiguas, ya que habita nuestro planeta desde hace 60 millones de años. Y  pesar de su enorme tamaño, y de lo imponente de su presencia, es un animal muy noble y pacífico y se ha adaptado a las visitas de las cientos de personas que van a bucear con ellos para conocerlos en su hábitat natral.

Así como con la Tortuga Marina, y otras especies de aves migratorias, ésta especie también visita las costas de Quintana Roo. Cada año de mayo a septiembre se le puede encontrar en la punta norte de Quintan Roo, por la zona de Hol Box y la Reserva de Yum Balam. Está catalogado como una especie “en riesgo”, es una especie vulnerable y por eso las Leyes Mexicanas, y también Leyes Internacionales vigilan que su entorno ambiental sea conservado.

De acuerdo a nuesrta experta, el tiburón ballena que nos visita es la especie Rhincodon typus, la misma que habita el Océano Índico y Pacífico, pero son poblaciones diferentes. En palabras de Luz María Guzmán, la del atlántico que nos visita es una especie migrante, cuando llegan aquí es que viene de Belice y de Honduras, pero los mismos ejemplares se observan en la Isla Santa Elena entre noviembre y diciembre.

Uno de los principales problemas ambientales que aquejan a ésta especie es la sobre pesca del “Bonito”, un tipo de atún que desova en ésta época y el Tiburón Ballena se alimenta de ese huevo de pescado, entonces como dice Luz María Guzmán “si lo sobre pescan no desovan y no dejan alimento para el tiburón ballena”. Aunque no hay estudios concluyentes que lo confirmen, de acuerdo a la bióloga, otro problema son los plásticos grandes y microplásticos que flotan en el mar, ya que estas especies podrían estar comiendo grandes cantidades que se almacenan en su estómago porque no los pueden digerir.

Entre las leyes que protegen al Tiburón Ballena están la Ley General de vida silvestre y los Planes de Manejo, la Ley General de Equilibrio Ecológico, decretos de Áreas Naturales Protegidas, como al de Yum Balam y la Reserva de la Biósfera de Tiburón Ballena, que son espacios dónde el pez habita cuando viene y todas ellas existen para la conservación de una especie en riesgo a nivel mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *