El desastre de la Playa el Recodo, un reclamo de la naturaleza.

El desastre de la Playa el Recodo, un reclamo de la naturaleza.

Los expertos en ecología social, como Murray Bookchin, uno de los principales exponentes de ésta teoría, dicen que la naturaleza se autorregula, y que los humanos somos los causantes de los problemas ambientales cuando producimos procesos autoritarios en nuestras sociedades.

Partiendo de ahí, en Quintana Roo se pueden ver muchos ejemplos, de la mano humana tratando de dominar la naturaleza y a largo plazo, padecemos las consecuencias por modificar un entorno natural sin una visión de sustentabilidad. El “Blanqueamiento” de los arrecifes, la pérdida de manglares, la contaminación del acuífero, son tan solo algunos ejemplos de los efectos que muestran la huella del hombre sobre el entorno natural.

Quizá de manera inmediata no somos conscientes de como generamos las consecuencias que a la larga nos afectan, sin embargo, hay un caso particular que hoy por hoy, está generando mucha especulación. Y es que con el arribo masivo de sargazo que se observó en las playas de Solidaridad, desde el pasado mes de marzo, la “Playa del Recodo” nos evidencia la falta de visión de sustentabilidad que hoy trae consecuencias ambientales graves.

Esa zona, ha sido explotada por años, se ha levantado un espigón que funciona a manera de muelle, otros, con la intención de proteger la playa han clocado sacos de arena, sin contemplar el perfil de la misma, ni las corrientes; también se ha utilizado esa área para atracar las lanchas que llevan a los visitantes a pasear en “parachute” y otras actividades turísticas y acuáticas.

Hoy, esa zona que ha sido tan explotada por el turismo, nos devuelve la factura a propios y extraños.

Debido a la estructura que hoy tiene la misma playa, se formó una bahía artificial, que entre el espigón los sacos de arena y las lanchas, no permite movimiento de corrientes para que el sargazo se desplace de manera natural, por lo que ahí se estancó creando una laguna, con sargazo en descomposición, que hoy ha devastado el ya de por sí impactado espacio.

Fueron la Zofemat y Ecología Municipal, quienes en un principio intentaron tomar medidas para controlar dicho espacio, sin embargo ha sido la empresa ARCO quien al iniciar sus operaciones en Solidaridad, desde el pasado 15 de junio, ha tomado el control de la zona, y ha logrado un avance por lo menos del 50 por ciento en la limpieza del lugar.

El Ingeniero Espino, quien está a cargo de la operación del lugar, explica que el grado de daño en la zona, ha obligado a tomar medidas especiales como la creación de una “artesa”. Esto es la creación de un “muro”, que se va edificando con el mismo material lodoso que se recoge del agua, y a su alrededor se abre una pequeña canaleta por la que escurre el exceso de agua de ese lodo, regresando el líquido al mar, sin los residuos sólidos que se colectan y se llevan a un sitio de disposición final, asignado por las autoridades.

De acuerdo el técnico, esto se creó para liberar la zona del lodo, y por otro lado, evitar la contaminación de las calles con el escurrimiento de los lixiviados del lodo, cuando son transportados a su sitio de disposición final. Los técnicos explican que debido al daño d la zona, será en las próximas semanas cuando se puedan apreciar con mayor detalle los resultados de estas acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *